La PrEP ha demostrado reducir el riesgo de infección con el VIH en muchos estudios. El estudio iPrEx demostró que la PrEP reduce el riesgo de infección con el VIH entre los hombres gay y bisexuales y en las mujeres transgénero. Dos grandes estudios, Partners PrEP y TDF2, demostraron que PrEP también reduce el riesgo de infección con el VIH entre los hombres y mujeres heterosexuales. El estudio Bangkok Tenofovir demostró que la PrEP funciona para las personas que se inyectan drogas.